Inicio > Gestión de Proyectos > La motivación y la cocina

La motivación y la cocina

DibujoMuchos se estarán preguntando que tiene que ver la cocina, la motivación y la dirección de proyectos. Aunque no lo crean, tienen mucha relación.

Comencemos por la definición general de motivación, dice relación con los estímulos que mueven a la persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para su culminación. Este término está relacionado con el de voluntad y el del interés. La motivación tiene una serie de componentes que dan como resultado diferentes mediciones de ella. Entre estos componentes tenemos: la autoestima, la autonomía, las emociones, persistencia, esfuerzo, personalidad, suerte, etc. La combinación adecuada de estos componentes determina el resultado en un momento dado una persona ante una situación determinada.

motivacion-2Pues bien, el turno de la cocina ocurre exactamente lo mismo. El resultado final de la cocina es un plato (entrada, fondo, postre) que para prepararlo necesitamos diferentes componentes como son las verduras, legumbres, carnes, cereales, frutas que en sus justas combinaciones dan como resultados platos maravillosos y que por lo demás, lo disfrutan nuestros seres queridos. Además, de favorecer la digestión, la asimilación y el proceso de eliminación, incluso combinar bien los alimentos ayuda a combatir enfermedades, a asimilar bien todos los nutrientes de cada alimento, a equilibrar todo el organismo y hasta a mantener el peso adecuado y perder el peso no necesario.

Un estudio realizado en 142 países por la empresa Gallup, en diferentes categorías laborales, comprobaron que sólo el 13 por ciento de las personas que trabajan, están motivado, el 63 por ciento, está desmotivado y el 24 por ciento restante está activamente desmotivado. En resumen, el 87 por ciento de las personas vive desmotivado en el trabajo. Esto significa que solo uno de cada 8 trabajadores están realmente satisfechos con el trabajo que realizan y trabajan activamente para mejorarlo y hacer contribuciones positivas al desarrollo de su empresa.

Que alarmante y que preocupante son estas cifras, ya que es una realidad que debemos todos enfrentar.

Partiendo por preguntarnos ¿Qué podemos hacer para motivar a los trabajadores? ¿Cómo motivamos al equipo de trabajo? ¿Cómo lograr que recuperen su confianza? Y la pregunta más simple, pero la más compleja de resolver ¿cómo hacemos que sean felices en lo que hacen?

¿Aplicamos el “palo” o la “zanahoria”?

Tres hombres están trabajando en la construcción de un edificio. Alguien que es un observador externo se dirige a ellos y les pregunta: ¿qué están ustedes haciendo?

El primero, casi sin inmutarse, le responde: Aquí estoy poniendo ladrillos.

El segundo, levantando la cabeza y dejando a un lado por un momento su actividad, le comenta: Estamos construyendo un muro.

El tercero, orgulloso de su trabajo, afirma: Construimos la iglesia de mi pueblo.

¿Qué podemos rescatar de esta breve historia? Lo importante no es sólo responder a una actividad, sino la implicación con la que se pueda llevar a cabo. He aquí donde entra en juego la motivación, ya que la incorporación y la posterior retención de las personas en las organizaciones dependerá de muchos “intangibles” que van más allá de lo que puede ser utilizado en una relación profesional normal: sueldo, promocion, incentivos, bonos, premios, etc.

¿Las personas realmente se motivan con el dinero?

Si el padre le dice al hijo, que por cada siete que obtenga en el colegio le regalará $ 3.000. El hijo se entusiasma con ese premio, sube las notas, le va bien en el colegio, están todos felices. Mi hijo está entre los dos mejores alumnos del curso, ¡Que orgullo tener un hijo así! Un día pasa lo que nadie esperaba, al padre lo despiden del trabajo y su madre es dueña de casa. Debemos aplicar el plan de emergencia, tenemos que reducir los gastos. Dentro de esos “gastos” estaba ese incentivo a su hijo, al decirle que ya no podían pagarle el hijo se molestó, no le gustó que le quiten ese “beneficio”. Al poco tiempo comenzó a bajar las notas, paso hacer de los alumnos del “montón”. Se desmotivó totalmente. Entonces ¿qué pasó? ¿Por qué no siguió con el ritmo de estudio? La respuesta es muy sencilla, su motivación era algo externo, era un premio que recibiría por su esfuerzo, se motivó por la zanahoria. El padre no entendió que el verdadero incentivo o premio está en cada uno de nosotros, te sacas buenas notas porque te gusta aprender, saber cosas nuevas, entender y ayudar a mis compañeros que les cuesta un poco más, eso me encanta. Voy al colegio porque soy feliz ahí.

En un libro de David Fischman menciona que la empresa Market Tools Inc. reportó que, contrariamente a la creencia de que el dinero es el gran motivador de las personas, los trabajadores indicaron que eran otros aspectos que podían motivarlos en su trabajo. Así, identificaron seis aspectos:

  • 27 por ciento quería tener más oportunidades en sus trabajos
  • 20 por ciento quería mayores oportunidades para el desarrollo de su carrera y mayor entrenamiento
  • 15 por ciento quería condiciones de trabajo más flexibles
  • 9 por ciento quería mayor cooperación entre los trabajadores
  • 8 por ciento quería un trabajo más desafiante
  • 7 por ciento quería una mejor relación con su jefe

Una compañera de trabajo pasó por un período de mucha angustia y enojo, incluso hablando mal del equipo, de mi persona, de todo. Estaba muy estresada y muy desmotivada. Con muchas preocupaciones y tensiones. Un día le pregunté cuál era su sueño, cómo se ve en cinco años más, qué es lo que le fascinaba cuando niña, adolescente e incluso universitaria. ¿Qué hace que te brillen los ojos? Ella me contestó hacer telar. Si hacer telar, me fascina, me encanta. Le dije que buscara un curso de telar y lo haga. Además, si era necesario tómate unos días. Es más, puedes salir más temprano de la oficina para hacer tus tejidos. Resultado de todo esto es que lo hizo. Hoy en día es muy productiva, tremendamente eficiente y feliz (que es definitiva lo más importante). Incluso creó un Facebook con el nombre de su iniciativa y le hacen pedidos.

Efectivamente, la motivación tiene que ver con alcanzar tus sueños. Y para soñar sólo basta con mirar al interior de uno mismo.

¿Qué tiene que ver todo esto con la dirección de proyectos? ¿Qué relación existe entre la motivación de las personas y el jefe del proyecto? ¿Por qué es importante que el jefe del proyecto se relacioné adecuadamente con cada jefe de los recursos que dispone?

Solamente recordarles algo que es central en este tema: el jefe de un proyecto trabaja con recursos prestados. Entonces, ¿cómo puedo motivarlos sino dependen de mí?

La autonomía del trabajador es la clave para potenciar su motivación. Si dejamos a los empleados desarrollar sus funciones con independencia, sin un control excesivo, y otorgando valor a su visión como responsable de un área concreta, por pequeña que sea, la motivación está asegurada. Esto es lo que se conoce como motivación interna, mucho más formidable que la externa, basada habitualmente en el dinero.

Una de las empresas que más trabaja en este sentido es el gigante Google, que además de ofrecer unas condiciones laborales extraordinarias, “exige” a sus trabajadores que utilicen un 20% de su tiempo en desarrollar la tarea que quieran. Siempre enfocado a su desempeño profesional, pero en el proyecto o idea que consideren importante, nacida de sus cabezas y sin presiones externas. Esta autonomía no hace más que poner en valor a su gente y potenciar de manera extraordinaria su motivación. De ahí, de ese espacio de creación individual han salido ideas revolucionarias.

En Silicon Valley, cuna tecnológica del mundo moderno, hay un lema que se repite y sirve de guía para empresas, empleados, empresarios, o emprendedores: work hard, play harder, o lo que es lo mismo, trabaja duro, pero diviértete más.

Llevo escribiendo artículos en el blog de mi empresa hace un tiempo, los primeros con un estilo muy “atarzanado”, pero con amigos que vieron bondades y me hicieron sus observaciones (en positivo) he seguido escribiendo y, creo, cada vez mejor. Siempre había pensado que redactaba mal (tal vez, alguien cuando era niño me lo dijo y me quedó grabado), pero por otro lado me gusta leer, me fascina aprender temas nuevos y cuestionarlos. Me gusta dibujar ideas que tengo en la cabeza. Pues bien, ahora todo eso lo he ido plasmando en estos 70 artículos que he escrito y les dijo algo, estoy muy feliz. Me encanta. Más todavía que son artículos asociados a la dirección de proyectos, tema que me inspira y es mi forma de vida.

La combinación de los diferentes componentes de la motivación nos llevan al crecimiento o al estancamiento, es algo que debemos siempre evaluar constantemente nuestra posición (seamos Jefes o empleados, papás o hijos, alumno o profesor). Si es lo primero, continuar con más fuerza. Ahora bien, si es lo segundo, se deben tener las agallas de acallar el ego, bajarse del nivel alto, armarse de paciencia y escuchar y crear un entorno propicio que fomente nuevamente el entendimiento y la construcción conjunta. Lo mismo ocurre en la cocina, al combinar diferentes elementos el resultado puede ser un plato exquisito o uno para el olvido. Los grandes cocineros también han fracasado en hacer combinaciones, no siempre todo resulta como uno quiere o como uno se lo imagina, pero lo importante es intentar, intentar y seguir intentando. No rendirse, ser constante y perseverante.

En resumen, creemos en cinco aspectos claves de la motivación en PMO2Win (aspectos que nos han dado resultado):

  • Hallar los puntos fuertes de cada empleado. Muchas veces la productividad de los trabajadores disminuye por estar desempeñando una labor que no les atrae. Todos tenemos lugares donde nos sentimos más cómodos para aplicar nuestras fortalezas y desarrollar nuestro talento. Es tarea de los responsables localizarlos y potenciarlos.
  • Reconocer los logros. La autonomía en el desempeño del trabajo, como hemos visto, fomenta la motivación. No es sinónimo de éxito, el fallo-error está asegurado, pero cuando un empleado logra conseguir hitos, es justo y necesario reconocerlos.
  • Flexibilidad en el horario. No es posible aplicar el modelo de Silicon Valley en cada empresa. No todas las compañías se lo pueden permitir por el sector o las necesidades de mercado. Pero abrir la mano a la hora de dejar al empleado conciliar su vida familiar y laboral con cierto orden, es básico para aumentar su productividad y felicidad.
  • Sentirse parte de la empresa. El sentimiento de pertenencia se consigue haciendo partícipe a cada uno de los integrantes de una empresa de la importancia de su labor en la compañía. Todos a una. Todos somos parte fundamental de ese barco, que necesita de cada una de sus piezas. Así el éxito, o por lo menos el esfuerzo, está asegurado.
  • Buen ambiente. Este punto depende en gran medida de los anteriores. Y depende no solo de los responsables sino de cada uno de nosotros. No quiere decir que nuestros compañeros se conviertan en nuestros mejores amigos, pero si existe motivación y voluntad de trabajo conjunto, el buen clima inundará el espacio laboral, un aspecto esencial para ahuyentar las dañinas caras de perro.

Por último, quiero compartir con ustedes dos frases que me gustan mucho.

“El éxito llega cuando tus sueños superan las excusas.”

 

“Las dificultades preparan a personas comunes para destinos extraordinarios. (C.S. Lewis)”

Un gran abrazo y nos vemos en el próximo artículo.

Anuncios
Categorías:Gestión de Proyectos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Nos encantaria que comentes, gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: