Inicio > Comunicación, Gestión de Proyectos, Herramientas para Gestión de Proyectos, Liderazgo > El Spiritual Management y las aplicaciones de la espiral dinámica (Segunda parte de Sabiduría y Liderazgo)

El Spiritual Management y las aplicaciones de la espiral dinámica (Segunda parte de Sabiduría y Liderazgo)

God-playing-dice-zendope_com_1El matemático Ian Stewart, en ¿Juega Dios a los dados? La nueva matemática del caos (1989), escribe: “Existe una teoría según la cual la historia se mueve en ciclos. Pero, como una escalera espiral, cuando el curso de los eventos humanos cierra, el círculo continúa en un nuevo nivel. El ciclo del péndulo de los cambios culturales no repite simplemente los mismos eventos una y otra vez. Sea o no cierta la teoría, sirve como metáfora para dirigir nuestra atención. El tema del libro (¡y de la Dinámica Espiral también!) representa ese ciclo espiral: el caos da paso al orden que, por su parte, origina nuevas formas de caos…”.

Siguiendo esta línea de pensamiento, Don Beck y Chris Cowan lanzan, en su libro Spiral Dynamics (1996), una frase para el bronce: “Las grandes ideas se forman en tiempos caóticos”.

En los años ochenta Sudáfrica se encontraba inmersa en el túnel sin salida –y ciertamente caótico− del apartheid, el duro régimen de segregación racial dirigido contra la población nativa, implantado en aras del “desarrollo” del país. En rigor, el apartheid fue consecuencia natural del tipo de administración establecida por los colonizadores holandeses e ingleses durante los siglos XVII y XVIII, pero no se le dio base jurídica sino hasta 1949 cuando, luego del triunfo del Partido Nacionalista, el gobierno sudafricano impulsó una serie de iniciativas legales que apuntaban a mantener segregados a los individuos según su origen racial. Los líderes del Partido Nacionalista creían que el progreso del país sólo sería posible si el mando de la nación era ejercido por los blancos.

A principios de los ochenta, desde prisión, Nelson Mandela tomó contacto con Don Beck, uno de los creadores de un modelo transdisciplinario llamado dinámica espiral, diseñado para facilitar la transformación cultural y la gestión basada en valores. Este modelo aborda, desde la óptica de las teorías de la complejidad, los procesos evolutivos de los sistemas de valores y visiones de mundo que han imperado en cada momento de la historia humana. A partir de entonces, Beck se transformó en un importante consejero de Mandela, quien, como sabemos, llegaría finalmente a ejercer la presidencia del país tras la caída del apartheid, entre los años 1994 y 1999.

El modelo de la dinámica espiral se transformó así en una herramienta trascendental para abordar la compleja situación social, política y cultural en que se hallaba sumida Sudáfrica. El objetivo era proyectar al país hacia una
transición que necesitaba con urgencia para evitar el estallido de una cruenta guerra civil.

La misión de Beck fue analizar el apartheid como un sistema de valores diferente. En su libro The Crucible: Forging South Africa’s Future (1991) escribe: Mi papel era el de cambiar las categorías que la gente utilizaba para describir a los grupos de África del Sur, sustituyendo referencias de clase, grupo étnico y género por patrones de sistemas de valores y dinámicas de cambio. Muchas personas pudieron conectarse a través de estas grandes divisiones para llegar a una plataforma común de lo que significa ser Sudafricano. El Sr. Mandela buscaba una sociedad que no fuera racista, ni étnica, ni tribal, ni dividida por el género, una sociedad basada en el respecto humano y la responsabilidad mutua“.

La dinámica espiral

La dinámica espiral constituye un mapa de comprensión del mundo creado por el profesor de psicología Clare W. Graves (1914-1986) para dar respuesta a una interrogante formulada con insistencia por sus alumnos: ¿cuál es la teoría psicológica correcta: Maslow, Freud, Rogers, Jung…?

A partir de entonces, Graves se abocó durante años a recopilar respuestas entre sus propios alumnos respecto a lo que ellos suponían era una personalidad madura. A través de este estudio descubrió que la psicología del ser humano maduro es “un proceso emergente y oscilante que se despliega en espiral” y que se caracteriza porque, a medida que se modifican los problemas de la persona, las conductas evolucionan hacia una mayor complejidad. En 1975 Don Beck conoció al profesor Graves y se familiarizó con su teoría, evento que le cambiaría la vida.

Como ya supondrá el lector, en PMO2Win esperamos que el trabajo de Graves, Beck y todos quienes aportaron su grano de arena en el desarrollo del concepto, iluminen también el quehacer de los directores de proyectos y líderes del futuro.

El modelo

El modelo básico de esta herramienta describe la evolución de la psique humana en una espiral ascendente hacia una visión del mundo más compleja, integradora, trascendente y holística, que está aún sin concluir. Cada etapa está caracterizada por una determinada visión del mundo, con un sistema de valores específico. Cada uno de estos estados se denomina meme. A cada meme le corresponde un color determinado. La espiral está además dividida en dos grados, escalones o bucles, de los cuales el segundo apenas ha comenzado a desarrollarse.

A su vez, el modelo reconoce tres estratos de valor:

  1. Los de superficie (vida cotidiana),
  2. Los ocultos (enmascarados o implícitos)
  3. Los profundos (paradigma sólido y resistente al cambio).

A partir de ahí, la dinámica espiral contiene ocho sistemas de valores que determinan la visión de mundo de los individuos:

Primer bucle (centrado en la subsistencia):

  1. El beige (búsqueda de satisfacción de las necesidades fisiológicas)
  2. El violeta (seguridad en el seno de la tribu)
  3. El rojo (satisfacción de los impulsos propios)
  4. El azul (jerarquía y aceptación de las reglas)
  5. El naranja (libertad de acción para obtener el éxito personal)
  6. El verde (en armonía y paz con los demás)

Segundo bucle (orientado al Ser):

7.    El amarillo (independencia, conocimiento, flexibilidad y funcionalidad para desarrollar la vida)

8.    El turquesa (conectado a toda vida para restaurar la armonía global)

Nueva imagen

Para Beck, se podría distribuir a la humanidad dentro de este esquema más o menos en los siguientes porcentajes:

  1. El 0,1% de las personas se encontrarían en el nivel primario del color beige, caracterizado por la mera preocupación por la subsistencia. Su grado de poder sería cero.
  2. El 10% de los individuos se encontraría en el nivel violeta, es decir, en una etapa tribal. Estos individuos tendrían el 1% del poder.
  3. El 20% estaría en el nivel rojo, un mundo impulsivo y egocéntrico en el que sólo cuentan la fuerza y el coraje (es la llamada “ley de la selva”). Estos individuos tendrían el 5% del poder.
  4. Un 40% de la población estaría en el nivel azul, siendo individuos en cuya escala de valores la jerarquía, el rango y la diferenciación se encontrarían por sobre todo lo demás (dicho sea de paso, en este nivel estarían los partidarios del apartheid, así como todos aquellos que necesiten sentirse diferentes o superiores al resto de los seres humanos). Estos individuos tendrían el 30% del poder.
  5. Otro 30% se emplazaría en el nivel naranja (ejemplo, los seguidores de Mandela). Estos individuos tendrían como característica la idea de expresarse de manera calculada y razonada para conseguir sus fines por medios pacíficos: es la idea base del sistema democrático. Estos individuos tendrían el 50% del poder.
  6. Un 10% de las personas se encontraría en el nivel verde, caracterizado por la búsqueda del consenso y el bien común. Básicamente, se estos individuos se sienten representados por la idea de la primacía de lo comunitario (el pensamiento representativo de este grupo es: “el mundo y sus recursos son comunes a toda la humanidad”). Tendrían el 15% del poder.
  7. Del amarillo apenas formarían parte el 1% de las personas, las que ostentarían el 3% del poder.
  8. Del turquesa participaría también el 1% de la población mundial, con cifras de participación del poder similares al meme anterior.

El profesor Graves defendía la idea de que la gente tiene todo el derecho a ser como es… pero también a cambiar. Según el modelo de la espiral dinámica, el cambio se produce cuando los recursos propios de un sistema de valores y de una visión de mundo no bastan para superar una crisis determinada. Es recién en ese momento que el ser humano se haya en condiciones óptimas para dar un salto cualitativo.

Este modelo provee un sistema de comprensión útil y coherente en la comprensión de la enorme pluralidad de formas de pensar y modos de vivir de las personas, y es empleado en una enorme variedad de campos, incluido el mundo de los negocios, abarcando desde la gestión del cambio y el fortalecimiento de los estilos de liderazgo hasta la dirección de proyectos, pasando por la resolución de conflictos al interior de las grandes corporaciones.

Imposible pasarlo por alto… salvo que sea usted un azul obcecado. En tal caso, tendrá que esperar a verse inmerso en una crisis en la cual su sistema de valores deje de funcionarle. Entonces hablamos.

Seguiremos con el tema.

Anuncios
  1. Misael M. Tomaz Soto
    20 mayo, 2013 en 13:34

    Se agradece la promulgación de dichas ideas, que sin duda vienen en contribución del pensamiento.
    Desde mi perspectiva de MONO que por veces teme bajar del árbol decidido a enfrentarse al PROCESO de SER HUMANO, vivo observando dicha espiral ( rosca sin fin ) y de ella puedo extraer como enseñanza: QUE NO EXISTE NADA TAN BUENO QUE NO PUEDA SER MEJORADO.
    Me asusta un poco la idea de tener al final de la espiral un PRODUCTO ACABADO, donde parece tan distante del POBRE MONO.
    Creo que la HUMANIDAD aunque, se proponga dar SALTOS CUALITATIVOS REALES, no lo podrá realizar desde la perspectiva de una “IDEA ACABADA”.
    Tengo 57 años y aún en mi ESTAGIO de MONO creo haber pasado por todos los MEMES, sin embargo mi ESENCIA DE MONO confrontada con condiciones de SOBREVIVENCIA en la SELVA HUMANA, me ha hecho volver atras en la espiral en mas de alguna oportunidad.
    No tengo claro a que AGRUPACION DE MONOS pertenezco, lo que si sé que existe en el fondo de mi naturaleza ALGO que me impulsa a ir por la EVOLUCIÓN.

    Si me he escapado del tema me perdonan. Pero en mi experiencia de MONO LIDER, solo trato de corregirme tras CONSTATAR MIS PROPIOS ERRORES y de la experiencia que ellos me entregan, INTENTO ( a veces piso en la misma piedra) ASUMIR UNA ACTITUD TRANSFORMADORA.

  1. No trackbacks yet.

Nos encantaria que comentes, gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: