Inicio > Comunicación, Equipo de Proyecto, Gestión de Proyectos, Liderazgo > La importancia de la empatía en la Dirección de Proyectos

La importancia de la empatía en la Dirección de Proyectos

imagesCAS139SPLa capacidad de empatizar con los demás es uno de los rasgos fundamentales de las personas con habilidades sociales y resulta esencial para triunfar en ambientes competitivos donde la Inteligencia Emocional (IE) es una virtud muy valorada. Las personas carentes de empatía pueden llegar a transformarse, en algunos casos, en auténticos inadaptados sociales e, incluso, en verdaderos tiranos cuando llegan a concentrar en sus manos cierta cuota de poder.

La empatía puede ser descrita, en esencia, como la capacidad de ponerse en el lugar del otro siendo clave a este respecto la habilidad de leer las emociones ajenas.
La capacidad para empatizar con otras personas es un activo muy valioso para los Directores de Proyectos. Esto es así pues los lazos de interdependencia que se dan en el entorno de los proyectos exigen a los profesionales del área disponer de la destreza para volverse sensibles a las opiniones, emociones y perspectivas tanto de sus clientes, como de los miembros del equipo, sus compañeros de proyecto, así como de los altos mandos de la empresa.

El ecosistema de las organizaciones está formado básicamente por personas, por lo que la capacidad de conocer a fondo las capacidades, fortalezas y debilidades de cada uno deviene en factor fundamental para desarrollar un sentido realista de lo que han de ser los logros individuales y colectivos. Un Project Manager con habilidades interpersonales sólidas rara vez creará o alimentará expectativas poco realistas en sus clientes, en los miembros de su equipo de trabajo y en la alta dirección.

Esta capacidad de “ponerse en el lugar del otro” puede ser evaluada por la escala EQ-i Empathy (TEST AQUÍ), un cuestionario de 60 preguntas que se usa, entre otras cosas, para medir el grado de autismo de una persona. Probablemente nos asombraría conocer la cantidad de líderes políticos, empresariales y sociales cuyo cociente de empatía ha de ser sorprendentemente bajo… pero esa es otra historia.
Creatividad, innovación y… empatía

Por si fuera poco, hemos de considerar también que la empatía suele ser tributaria de la innovación en todo el espectro de las creaciones humanas. Un rasgo propio de las personas creativas es su capacidad de entender el entorno que les rodea. Han desarrollado la empatía a tal grado que sus sentidos se vuelven sensibles a las necesidades de las personas y las comunidades de que forman parte. Es de esa sensibilidad que se nutre la creatividad de los padres (y madres, por supuesto) de las ideas más revolucionarias e innovadoras de la historia humana. Esta es una razón más que motiva a los líderes de todo el mundo, en cualquier ámbito, a volverse cada vez más empáticos respecto de las necesidades, emociones, sentimientos y peculiaridades de los demás.

¿Don o destreza adquirida?

La empatía suele ser vista como un don, pero lejos de serlo es una habilidad que se puede aprender del mismo modo que se puede aprender a hablar en público o a dirigir reuniones grupales.
Los Directores de Proyectos, como todos los seres humanos, tienen la obligación de ser mejores cada día para que la vida en común alcance cada vez mayores niveles de satisfacción para todos. Para ello es vital la capacidad de conectarse con los demás, ser sensibles, observadores y agudos en todo lo que respecta a la naturaleza ajena. En una palabra, se trata de involucrarse, con todo lo que ello conlleva. El individualismo es un lastre que hace malos líderes incluso a gente brillante. En el entorno de los proyectos la inteligencia racional, sin el concurso de la IE, tiende a volverse estéril.
Crecientemente se valora de forma positiva la persuasión, la diplomacia, la capacidad de escuchar activamente al otro; en suma, la empatía. En cambio, cada vez más se juzga negativamente el individualismo, el egocentrismo, la frialdad emocional… es decir, la falta de empatía.

Es de especial importancia para la Dirección de Proyectos el desarrollo de las habilidades interpersonales, las así llamadas “habilidades blandas”. Por intermedio de estas destrezas el Director de Proyectos puede reducir en gran medida los problemas que pueden llegar a entorpecer el desarrollo del proyecto y afectar el cumplimiento de las metas y objetivos de la empresa. Mejorar el clima laboral e incrementar la cooperación entre los miembros del equipo ayuda a fomentar la proactividad, la creatividad y la eficiencia del desempeño colectivo. Es por esto que algunas escuelas de negocios están incorporando a sus programas de estudio actividades y herramientas de desarrollo de esta clase de habilidades, como la programación neurolingüística (PNL), el coaching y otras por el estilo.
Modelo de Reuven Bar-On (1997).

Llevando todo esto al campo de la Dirección de Proyectos, hay en el presente formas muy concretas de medir las habilidades blandas de modo de conocer bien el terreno que pisamos a la hora de contratar personal, definir liderazgos o planificar capacitaciones y/o talleres de autodesarrollo para los miembros de nuestro equipo de trabajo.

Como ejemplo de estos modelos citaremos el Inventario Bar-On de Cociente Emocional o, por su nombre en inglés, Bar-On Emotional Quotient Inventory (Bar-On EQ-i), concebido por el psicólogo organizacional estadounidense-israelí Reuven Bar-On. Éste es el primer sistema de medición y evaluación del comportamiento emocional socialmente inteligente desarrollado y validado científicamente. La idea surgió como respuesta a la siguiente pregunta:
“¿Por qué algunos individuos son más capaces de tener éxito en la vida que otros?”

Siguiendo esta línea de pensamiento Bar-On emprendió la tarea de hacer una revisión exhaustiva de las características de la personalidad que parecían relacionarse con el éxito en la vida. Esto lo llevó a identificar cinco áreas de funcionamiento relevantes para la autorrealización y el bienestar personal:
1. Inteligencia intrapersonal (autoestima, auto conocimiento, auto respeto, asertividad, etc.)
2. Inteligencia interpersonal (empatía, responsabilidad social, habilidades sociales)
3. Adaptación (flexibilidad, evaluación de la realidad, adaptabilidad, etc.)
4. Gestión del estrés (tolerancia a la frustración, control de impulsos)
5. Talante general (optimismo, satisfacción, felicidad)

Así, el Inventario Bar-On se basa en la siguiente concepción de la IE: “un conjunto de capacidades no cognoscitivas, competencias y habilidades que influyen en la capacidad para triunfar y reaccionar con precisión a las demandas del ambiente”.

El Bar-On EQ-i consta de 133 premisas que deben ser contestadas por la persona evaluada utilizando una escala compuesta por cinco alternativas:
a) Muy rara vez o no es cierto para mí
b) Rara vez es cierto para mí
c) A veces es cierto para mí
d) Frecuentemente es cierto para mí
e) Muy frecuentemente es cierto para mí

Cabe destacar que aunque este modelo predice el éxito, este éxito no estaría garantizado sino que sería el producto final del esfuerzo para alcanzar los logros. De hecho, este instrumento de evaluación se relaciona más con el potencial de éxito que con el éxito en sí mismo.

En palabras del propio Bar-On, “la inteligencia social y emocional es una serie multifactorial de habilidades emocionales, personales y sociales interrelacionadas que influyen en nuestra habilidad emocional global de una forma activa y eficaz para cubrir las demandas y presiones diarias”.

El psicólogo considera que hay diez factores clave para la Inteligencia Emocional, a los que suma otros cinco que actuarían transversalmente potenciando los primeros diez:
1. Auto consideración: apreciación exacta de uno mismo (autoestima)
2. Conocimiento emocional de sí mismo (o auto conciencia emocional)
3. Asertividad (habilidad de expresar nuestras emociones)
4. Empatía (habilidad de ser consciente y entender las emociones de otros)
5. Relaciones interpersonales (habilidad para establecer y mantener relaciones íntimas)
6. Tolerancia al estrés (habilidad para manejar las emociones)
7. Control de los impulsos (autodominio)
8. Testar fiablemente (habilidad para validar el pensamiento y el sentimiento de uno mismo, llamada también “comprobación de la realidad”)
9. Flexibilidad (habilidad para el cambio)
10. Resolución de problemas (habilidad para resolver problemas de naturaleza personal y social de manera eficaz y constructiva)
11. Optimismo (actitud positiva, incluso ante la adversidad)
12. Auto actualización (habilidad de ser consciente del propio potencial y hacer lo que uno quiere hacer, disfrutar haciéndolo y poder hacerlo)
13. Felicidad (habilidad de sentirse satisfecho y disfrutar de la vida, saber divertirse y expresar emociones positivas, etc.)
14. Independencia (habilidad de auto-dirigir y auto-controlar los propios pensamientos y actuaciones, con libertad de dependencias emocionales)
15. Responsabilidad social (habilidad de mostrarse como un miembro de un grupo social cooperativo, contributivo y constructivo)

Estos factores correlacionan de manera positiva la IE con la inteligencia social. Además tienden a facilitar la habilidad global para cubrir eficazmente las demandas y presiones cotidianas de la vida.
Esto es lo que queríamos compartir con ustedes hoy. ¿Terminamos con una frase de Gibran Kahlil Gibran?

“La ternura y la amabilidad con los demás no son signos de debilidad o desesperación, sino manifestaciones de fuerza y decisión.”
Fantástico, ¿no? Hasta el próximo artículo.

Anuncios
  1. Julio Bonich
    7 enero, 2013 en 18:10

    Cada vez que lo leo profesor, me doy cuenta de mi triste realidad, nunca incremente mi IE porque me bastaba saberme con un gran CI que me permitió tener éxito durante los primeros 30 años de enfrentar el mundo laboral, hoy a los 55 y próximo a cumplir 2 años sin empleo formal, me pregunto incansablemente … Me sirvió de algo la U de Chile y su carrera de ingeniería o el Diplomado en Dirección de Proyectos del EClass de la A. Ibáñez si ninguna me ayudo a darme cuenta de mi falta de IE y que hoy me tiene a punto de renunciar definitivamente a lo que fue mi Leiv motiv toda mi vida ?

    Saludos cordiales,

    Atentamente,

    Julio Sergio Bonich Sagaseta E_mail: jbonich@gmail.com Celular: +56 9 7794 1260

    El 07-01-2013, a las 13:58, PMO2Win Blog escribió:

    > >

  2. Leonidas Diaz
    8 enero, 2013 en 14:38

    Gustavo, buen artículo…. esta arista es una de las varias que no son visualizadas por muchas organizaciones que emprenden actividades asociadas a las PMO y luego no entienden porque las cosas no salen como fueron planificadas (y lo que es peor, sirven para que los detractores se nutran para disparar con mayor fuerza). Saludos

  3. Miriam Pineda
    11 enero, 2013 en 22:16

    Excelente articulo. Totalmente de acuerdo con lo que se plantea. Hoy en día las organizaciones requieren de personas con desarrollo de habilidades blandas en primer término y luego las competencias técnicas. Muchas veces hemos visto grandes gerentes con una cantidad enorme de títulos, mucha calidad profesional en su área, pero ni un ápice de emocionalidad. Por ejemplo, aquellos que no se molestan en saludar a sus colaboradores porque amanecieron con el pie cambiado. Primero es una muestra de falta de educación increíble y en segundo término refleja a un personaje fatuo, orgulloso y que piensa que todos deben rendirle pleitesía. Lamentablemente este tipo de ejecutivos son muchos. Es necesario que en las mallas curriculares de las carreras se incorporen estos temas, hay varias instituciones que lo consideran y puedo decir que efectivamente uno aporta un granito de arena en la formación de esos estudiantes para que sean mejores personas.

    Saludos cordiales,
    Miriam Pineda
    miriam.pineda@gmail.com

  4. Gustavo Riveros
    22 septiembre, 2014 en 10:33

    Es muy interesante hay mucha información, alguien sabe de alguna industria o sector industrial en Chile donde se apliquen algunos de estos conceptos, para evaluar o reclutar ejecutivos?
    En mi experiencia, no conozco ninguna, me gustaría saber si existe, seria un lugar interesante para trabajar.
    Saludos

    Gustavo Riveros

  5. Carolyn
    23 septiembre, 2014 en 9:41

    Sería buenísimo q las jefaturas leyeran y entendieran lo q significa la empatía, me ha tocado estar en aprietos con jefes lo cuales ante una negativa su respuesta es que de ahora en adelante contratarán hombres y no mujeres…. q opinan?

  1. No trackbacks yet.

Nos encantaria que comentes, gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: